24/07/2015

Un hotel con más de cinco siglos de historia

Ha llegado el primero de los dos días grandes en las Fiestas del Apóstol de Santiago de Compostela. La noche del 24 de julio es mágica para locales y visitantes que ven, año tras año, cómo la fachada de la histórica catedral se convierte, durante unos minutos, en un lienzo sobre el que se proyectan multitud de imágenes que narran una historia siempre ligada a la tradición, el paisaje y las leyendas de Galicia. La plaza del Obradoiro se llena entonces de miradas curiosas que buscan con anhelo no perderse ninguno de los detalles del espectáculo audiovisual y pirotécnico. Uno de los puntos más codiciados para presenciar esta exhibición es el emblemático Hostal de los Reyes Católicos, máxime en un año en que está prevista una proyección envolvente que recorrerá cada uno de los edificios presentes en la plaza para conmemorar así el trigésimo aniversario de la declaración de la ciudad de Santiago como Patrimonio de la Humanidad.

OBRADOIRO-O_02_Catedral02

El Hostal, ahora Parador Museo de Santiago de Compostela, se inauguró en el año 1511, diez años después de que empezasen las obras para su construcción. Fue algo antes, en el año 1499, cuando los Reyes Católicos, tras su visita a la ciudad, consideraron la necesidad de construir allí un Hospital que albergara a todos aquellos peregrinos que acababan de llegar a Compostela y necesitaban de atención médica. Fue el arquitecto Enrique Egas el encargado de diseñar la forma que cobraría el edificio que en la actualidad cuenta con la distinción de ser uno de los hoteles más antiguos del mundo.

16428315

Egas, al que los Reyes también le habían encomendado el diseño de los Hospitales Reales de Granada y Toledo, pensó para el de Santiago en un edificio con la planta en forma de T y no en forma de cruz griega como era el caso de los hospitales de las otras dos ciudades. El interior del Hospital Real de Santiago quedó dividido en varias estancias: dos claustros, uno destinado a los hombres y otro a las mujeres; una capilla abovedada y cuatro patios, dos de ellos —de estilo gótico— incluidos siguiendo el diseño original y los otros dos —de estilo barroco— construidos años más tarde. La fachada es, sin ninguna duda, el elemento más reconocido del Hostal, no sólo por formar parte del rico conjunto arquitectónico que rodea la plaza del Obradoiro sino también por su estilo gótico plateresco que le hace ostentar la nada desdeñable posición de ser una de las dos únicas muestras arquitectónicas de este estilo en Galicia junto con la Puerta de Carlos V de Viveiro (Lugo).
En la actualidad,es uno de los hoteles más valorados por aquellos viajeros que se sienten atraídos por la exclusividad que brinda el alojarse en un edificio que rezuma relevancia histórica en cada uno de sus 28.000 metros cuadrados.

16428356