04/11/2015

Un castillo muy…animado

El Alcázar de Segovia es uno de los emblemas patrimoniales más destacados de esta provincia castellana, junto a su catedral gótica y su acueducto romano. Su belleza arquitectónica hizo que fuese incluido entre los palacios en los que Walt Disney se inspiró para crear el logo de su histórica compañía. Las similitudes entre el Alcázar (a la derecha) y el pintoresco castillo Disney (a la izquierda), que saltan a la vista, no son el único reclamo de esta construcción; su historia, su decoración con tejados propios de castillos nórdicos, el Museo de la Artillería que alberga en su interior y el imponente conjunto monumental en el que se sitúa, son algunas de sus bazas más importantes.

collage Alcázar Segovia

Estructura

El castillo se distribuye en dos partes, la exterior y la interior. En la interior, se distinguen una capilla y once estancias nobles que pueden ser visitadas en la actualidad: la Sala del Palacio Viejo, la Sala de la Chimenea, la Sala del Trono, la Sala de la Galera, la Sala de las Piñas, la Cámara Regia, la Sala de Reyes, la Sala del Cordón, la Sala de Armas, la Sala Real del Colegio de Artillería y la Sala Vizconde de Altamira y Espera, dispuestas en torno a dos patios: el del Reloj y el Patio de Armas. En la exterior, hay un foso, un patio herreriano, un puente levadizo y la torre del homenaje conocida como torre de Juan II en referencia al monarca que gobernaba en el momento de su construcción. Desde esta torre, es posible disfrutar de unas magníficas vistas de la ciudad de Segovia, un marco en el que destaca la Catedral de Santa María.

sala-galera-1

Historia

Lejos de haber sido un palacio sacado de un cuento de hadas, el Alcázar de Segovia ha visto, durante toda su historia, cómo una serie de desastres y conflictos armados que han amenazado la supervivencia de su estructura original.

La primera noticia sobre la existencia del Alcázar data del siglo XII. La fortaleza hispano-árabe, que se habría erigido sobre un antiguo castro celta situado en un terreno elevado entre los ríos Eresma y Clamores, fue, durante la Edad Media, la residencia predilecta de los monarcas castellanos.

El primero de los conflictos que sufrió la estructura del Alcázar fue la Guerra de los Comuneros a principios del siglo XVI, en la que los comuneros tomaron la Catedral y los partidarios del rey optaron por defenderse desde el Alcázar, resultando este dañado tras el enfrentamiento. A partir de ese momento, fueron muchas las disputas nobiliarias que obligaron a remodelar el castillo, e incluso un incendio estuvo a punto de acabar con él en el año 1892, dos décadas después de haber sido declarado Monumento Nacional.

Aunque actualmente está destinado a un uso museístico, el Alcázar, que en un principio fue construido como fortaleza, ha servido a lo largo los años como palacio real, prisión estatal, centro de artillería y academia militar.

vista-del-alcazar-desde-los-altos-del-parral-o-la-fuencisla

Otros puntos de interés

Si visitas Segovia, además de la ineludible visita al Alcázar, no podrás irte sin ver su Acueducto romano, su Muralla –cuyo recorrido comienza y concluye en el Alcázar– y la Catedral de Santa María, una impresionante construcción de estilo gótico situada en plena Plaza Mayor. Las iglesias y monasterios de Segovia –la Iglesia de San Martín, la Iglesia del Corpus Christi, el Monasterio de San Antonio el Real…– constituyen otro de sus atractivos turísticos más destacados.

Catedral_de_Segovia