10/07/2017

Descubre la Ruta de la Camelia 2017 en Galicia

ruta de la camelia 2017

Una ruta guiada por la belleza perenne

Conocida como la ‘Rosa de Japón’, la camelia es el centro, desde hace más de una década, de una de las rutas turísticas más célebres de Galicia. La Ruta de la Camelia 2017 es destacada no solo por la belleza de esta flor de raíces orientales, sino también por el gran poder paisajístico de los jardines palaciegos que la componen.

Historia

Desde que los navegantes lusos de finales del siglo XVIII importaran esta especie botánica desde países como China o Japón, la camelia se ha erigido como uno de los símbolos más característicos de la exuberante naturaleza que rodea los pazos, una de las señas de identidad de la arquitectura gallega. Precisamente del primer navegante en transportarla desde Asia hasta Europa en el siglo XVII, el botánico George Kamel, toma su nombre esta especie, que a lo largo de los años ha ocupado páginas de obras tan célebres como La Dama de las Camelias, de Alexandre Dumas, y ha llegado a convertirse en uno de los iconos más célebres utilizados por la firma francesa Chanel por su elegancia. La humedad, la acidez y las temperaturas suaves de la tierra gallega propiciaron que, de entre todas las especies florales importadas en aquella época, la camelia llegara para quedarse.

Ruta de la camelia 2017

El itinerario está formado por una docena de jardines en los que se encuentran alrededor de 8.000 variedades y que están ubicados en localidades que ya disponen de una señalización turística propia que además de cumplir una función orientativa, oficializa la relevancia que estas zonas tienen a nivel patrimonial.

Pazo de Mariñán. Situado en Bergondo (A Coruña), a orillas del Río Mandeo y la Ría de Betanzos, este pazo tiene su origen en una fortaleza construida en el siglo XV que no perdió su carácter militar hasta tres siglos después, momento en el que se incluyeron a su arquitectura balaustradas, esculturas, escalinatas y un jardín que se encuentra dividido en dos mitades: una de ellas con un tejo, un madroño y diversas plantaciones de camelias y la otra dedicada principalmente a los rosales, las azaleas y las hiedras.

ruta de la camelia 2017 en Galicia

Pazo de Santa Cruz de Rivadulla. Este jardín renacentista ubicado en Vedra (A Coruña), contiene más de 200 variedades de camelias, que comparten protagonismo con magnolios, eucaliptos y centenarios olivos. De entre estos últimos, que se encuentran situados formando galerías naturales, destaca un ejemplar que en 2015 ganó el Premio AEMO al Mejor Olivo Monumental de España.

ruta de la camelia 2017

Casa Museo de Rosalía de Castro. Este es uno de los casos en los que la belleza botánica se une al encanto del que fuera el hogar de una de las escritoras gallegas de mayor trascendencia internacional, Rosalía de Castro. Precisamente con este nombre propio se ha bautizado a la Camellia reticulata híbrida que crece en su jardín. La casa está situada en la localidad de Padrón (A Coruña) y se caracteriza por el protagonismo de la piedra en cada uno de sus recovecos.

Pazo de Oca. Bautizado como el “Versalles gallego”, esta construcción ubicada al amparo del Pico Sacro, en A Estrada (Pontevedra), es el pazo señorial de estilo barroco más visitado de toda Galicia. Desde que comenzara su construcción en el siglo XV hasta este momento, los jardines que flanquean el pazo han ido evolucionando alrededor de una estética en la que confluyen el crecimiento natural de las especies vegetales, propio del paisajismo inglés, y un control sobre su expansión que ha logrado conservar su geometría original, inspirada en los jardines de la Francia barroca.

ruta de la camelia 2017

Alameda de Santiago de Compostela. El jardín más reconocible de la capital gallega es uno de los puntos de referencia de la ciudad, ya que además de atesorar una extensa cantidad de monumentos de gran valor histórico, es escenario de numerosas celebraciones, entre las que se encuentra la Fiesta del Apóstol Santiago. Entre sus monumentos, destacan los dedicados a personalidades como el dramaturgo Valle-Inclán o la poetisa Rosalía de Castro. Su origen se sitúa en el siglo XVI, época en la que el Conde de Altamira donó los terrenos a la ciudad.

Pazo de Rubianes. Esta construcción, que data del Medievo, comparte fundador con la localidad de Vilagarcía de Arousa, en la que está emplazado: Don García Caamaño. Además de ser uno de los enclaves que se incluyen dentro de la Ruta de la Camelia 2017, el pazo está presente también en la Ruta del Vino de las Rías Baixas, pues alberga en sus instalaciones una bodega del siglo XV que se conserva en su estado original y que produce dos modalidades de vino albariño procedentes de sus propios viñedos.

Pazo de Quinteiro da Cruz. Este pazo se encuentra dentro del valle del Salnés, en la parroquia de en el ayuntamiento de Ribadumia. Esta casa solariega de estilo neoclásico data del siglo XVIII y posee diversos elementos románticos, cenadores, jardines, estatuas, relojes de sol, dos cruceros y dos hórreos. Sus jardines, de gran interés botánico y ornamental, cuentan con un gran abanico de especies, tanto autóctonas como foráneas. Están rodeados por viñedos de albariño y un bosque autóctono, aunque las camelias cobran el mayor protagonismo, floreciendo unos 5.000 ejemplares de más de 1.500 variedades de diferentes especies. Cuenta con una bodega donde se elabora el albariño “Quinteiro da Cruz”.

Pazo de La Saleta. Situada en la localidad de Meis (Pontevedra), la finca fue bautizada con el nombre de la capilla dedicada a la Virgen de La Saleta que mandó construir a mediados del siglo XIX el coronel Severo Pérez Cardecid. Su jardín, con una superficie de 5 hectáreas, fue obra de la pasión por la botánica del matrimonio formado por Margaret y Robert Gimson, que llegaron al lugar en la segunda mitad del siglo pasado. Entre las especies que se pueden encontrar en las inmediaciones del Pazo de La Saleta se pueden encontrar eucaliptos, robles, alcornoques, rododendros, azaleas y, por supuesto, camelias, una especie que llevó a los Gimson ganar la Camelia de Oro.

Pazo de Lourizán. La gran joya arquitectónica de la localidad de Marín (Pontevedra) fue documentada por primera vez en el siglo XVIII y, a pesar de que la finca en la que se emplaza data del siglo XV, adquirió sus actuales características en el XIX, de la mano de una remodelación impulsada por el jurista y político Eugenio Montero de Ríos, que lo convirtió en un palacio de estilo modernista, rodeado de grutas, estatuas y una gran variedad de especies arbóreas, alguna de las cuales se encuentra en el ‘Catálogo galego de árbores senlleiras’ como especies protegidas.

Castelo de Soutomaior. En este 2017 se cumplen cinco años desde que el parque botánico de este castillo situado en el municipio pontevedrés de Soutomaior fuera reconocido como Jardín de Excelencia Internacional por la Sociedad Internacional de la Camelia. En total son 25 las hectáreas que pueblan 22 especies de camelias y árboles de cada uno de los cinco continentes.

Pazo Museo Quiñones de León. La parroquia viguesa de Castrelos alberga un jardín fragmentado en varias zonas dependiendo de las particularidades de cada una de ellas. Existe un jardín de acceso, una rosaleda, un bosque, una solana, un jardín de estilo inglés y uno de estilo francés. Es precisamente en este último donde se sitúa la especie más destacada: un camelio de 200 años. La exuberante vegetación está acompañada de diversas esculturas y galerías de escudos.

Parque do Castro. Situado en un punto privilegiado de la ciudad de Vigo, desde el cual se pueden divisar su puerto, su ría, y el poblado celta que le da nombre, este parque posee una gran variedad de camelias en su mayoría de origen portugués, así como otras especies exóticas que incrementan su ya de por sí gran valor paisajístico, histórico y cultural.