23/11/2015

Maruja Limón: el resurgir de un Michelin vigués

“Renovarse o morir” parece haber sido el lema de los chefs del restaurante Maruja Limón, el primer espacio vigués en recibir una estrella Michelín, desde que abandonaran su anterior ubicación para poner en marcha un novedoso proyecto en pleno centro de la ciudad olívica. El saber hacer de Rafa Centeno y de su mano derecha Inés Abril –concursante en la segunda edición del programa de televisión Top Chef–, se trasladó este pasado verano a la calle Montero Ríos de Vigo y lo hizo manteniendo la excelente calidad de sus productos, y la impecable presentación de sus platos, cualidades que lo hicieron ganar el mayor reconocimiento gastronómico a nivel internacional, además de dos soles de Repsol.

Una estructura más moderna

Los tiempos han cambiado y la formación en el ámbito de la restauración ha avanzado y se ha especializado dando lugar a chefs con una gran capacidad para experimentar y adaptar sus recetas a una temática e inspiración concretas, como si de una obra de arte se tratara. Teniendo en cuenta la creciente competencia presente en el sector culinario, han sido muchos los profesionales ya asentados que han decidido dar un vuelco a sus respectivos negocios con el objetivo de prestar un servicio más personalizado en el que las necesidades y el contacto con el cliente sean dos pilares fundamentales. Justo esto es lo que han hecho Centeno y Abril con su renovación de Maruja Limón. El Michelín vigués está dividido ahora en tres salas con características muy definidas que atienden a los deseos que pueda tener el comensal. La primera de ellas es la zona de tapas o, como ellos la denominan, la “cocina granuja”, en la que es posible disfrutar, sin reserva previa, de alguno de los originales aperitivos acompañados con un vino de primera calidad. Por otra parte, en la moderna sala principal hay espacio tanto para los completos menús degustación como para la carta del Maruja Limón, que combina los platos tradicionales con nuevas ideas.

Por último, el espacio más exclusivo del local, con un cupo limitado a 14 personas, es su cocina a la vista. En ella, los comensales pueden ver a los chefs entre los fogones durante el proceso de preparación de los platos solicitados.

12241724_10153651929067180_4620620556768595107_n

Cocina de tradición y diseño

La premisa culinaria de la que parte la cocina del Maruja Limón se basa en la fusión de ingredientes típicamente gallegos con técnicas innovadoras propias de la cocina moderna y experimental, algo que queda patente en platos como el ceviche de sargo con cachelos, manises, tomate y rábano, el bonito a la llama con caldo de sus espinas o el estofado de jabalí, manzana asada, pasas y piñones. En su carta de vinos, el cliente puede elegir tanto variedades autóctonas como caldos procedentes de diversos puntos de la geografía española.

12241404_10153651940767180_2734653055007045727_n