02/09/2015

Los mejores enclaves naturales de la España Verde

Todos los amantes de la naturaleza conocerán de primera mano la variada oferta paisajística y deportiva que brinda el imponente relevo de la España Verde. Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco, cuentan con algunos de los espacios ecológicos de mayor valor y conservación de toda Europa. El litoral del norte del país dispone de más de 2.000 kilómetros de longitud plagados de espectaculares acantilados con construcciones que parecen desafiar a la gravedad; montañas que hacen las delicias de senderistas y escaladores; frondosos bosques; hermosas cascadas o playas paradisíacas. En definitiva, una combinación perfecta para aquellos que busquen un entorno incomparable en el que la montaña y la confluencia entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico se unen para dar lugar a una gran biodiversidad.
Os mostramos los mejores Parques Naturales y Reservas de la Biosfera del norte de España en los que podréis disfrutar de un ambiente especialmente indicado para aquellos que busquen huir del estrés de la ciudad en un marco ecológico único.

Parque Nacional de Picos de Europa

El de los Picos de Europa es el Primer Parque Nacional de España que recibió esta denominación. Sus 65.000 hectáreas, que lo han convertido en uno de los espacios protegidos de mayor extensión de España, abarcan las comunidades autónomas de Cantabria, Asturias y Castilla y León. Declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2002, está dividido en tres macizos: el macizo Occidental o Cornión, el macizo Central o de los Urrieles, y el macizo Oriental o de Ándara. El Macizo Central es el más abrupto y en el que se encuentran las mayores altitudes: la cumbre de Torrecerredo, de 2.646 metros; la de Naranjo de Bulnes, de 2.519 metros o el Pico Tesorero, de 2.570 metros. El clima húmedo y de abundantes precipitaciones de la zona, con una presencia de nieve casi constante que se acentúa en los meses de invierno, hace que se presenten bancos de niebla de manera frecuente.

Fotografías del Parque Nacional de Picos de Europa. Puedes leer más en Viajar sin Destino.

Reserva de Terras do Miño

Esta zona declarada Reserva de la Biosfera se extiende por los siguientes municipios de la provincia de Lugo: Rábade, Outeiro de Rei, Pol, Lugo, Castroverde, Guntín, O Corgo y Baralla.
Con más de 363.000 hectáreas, la Reserva de Terras do Miño ocupa el segundo puesto en extensión de las reservas de la biosfera de España y abarca un 40% de la provincia de Lugo. La zona núcleo de esta reserva está formada por tres áreas del interior con figuras de protección específica: Zona de Especial Protección de los Valores Naturales Miño-Neira, el complejo fluvial Parga-Ladra-Támoga y la Serra do Xistral. Las dos últimas zonas han sido declaradas Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) por su valiosa conservación de los ecosistemas.
Además de su belleza paisajística y relevancia natural, en la Reserva podremos disfrutar de importantes construcciones arquitectónicas como la fortaleza de San Paio de Narla, en Friol, o la Muralla de Lugo.

Reserva_de_la_biosfera_terras_do_mino_lugo

Parque Natural de Redes

Ubicado en el Principado de Asturias, el Parque Natural de Redes dispone de una superficie total de 377,36 km², abarcando los municipios de Caso, con 307,94 km² y Sobrescobio con 69,42 km². Las características que lo convirtieron en parque natural en el año 1996 fueron su naturaleza virgen, y su abundante arboleda, así como el escaso impacto que los hombres y mujeres que habitan el lugar han tenido sobre el entorno natural. Además del anterior reconocimiento, el Parque fue incluido por la Unesco en la red mundial de Reservas de la Biosfera en el año 2001.
El Parque Natural de Redes cuenta con una orografía de media y alta montaña dominada por el bosque atlántico, praderas y pastizales en los fondos de los valles.El hayedo es el bosque que predomina en los montes de Redes, aunque también hay que destacar importantes zonas de robledales. La altitud mínima del Parque está a 400 metros sobre el nivel del mar y la máxima está en el Picu Torres con 2.104 metros. Con estas condiciones, las opciones para la práctica del senderismo son ilimitadas.

Parque Redes

Parque Natural de Somiedo

Situado en el área central de la Cordillera Cantábrica, abarcando un total de 39.164 hectáreas del municipio que le da nombre, el de Somiedo fue el primer espacio asturiano declarado Parque Natural en junio de 1988. Esta declaración fue complementada en el año 2000 por la Unesco, que lo reconoció como Reserva de la Biosfera. El Parque representa de forma fiel los valores naturales y etnográficos característicos del paisaje montañoso asturiano. Con una extensión aproximada de 291 km², el territorio se divide en cuatro valles principales: Pigüeña, Saliencia, Valle y Somiedo.

Sobiedo 2

Reserva de Urdaibai

Este espacio protegido se sitúa en la provincia vasca de Vizcaya y abarca un total de 22 municipios entre los que se encuentran el de Gernika y el de Bermeo. Con unos 220 km² de extensión, el entorno natural del estuario que en el año 1984 fue reconocido como Reserva de la Biosfera, cuenta con todo tipo de ecosistemas gracias a lo cual posee una amplia variedad biológica en su flora y su fauna.
Por encima del 70% de la Reserva de Urdaibai está llena de bosque, y en sus diferentes biotipos habitan o transcurren todo tipo de especies animales, en especial es un lugar de descanso para aquellas aves que viajan desde Europa hacia África. Esta vasta riqueza natural, hizo que siglos atrás los seres humanos eligiesen esta zona para vivir, como atestigua la Cueva de Santimamiñe.

bg-urdaibai

Parque Natural Fragas do Eume

En las riberas del río Eume se encuentra este terreno de naturaleza casi virgen, en el que se combina la belleza de una exuberante vegetación con la fuerte presencia de pequeños entornos acuáticos, como cascadas o riachuelos. Las Fragas do Eume, cuya extensión abarca más de 9.000 hectáreas, comprenden los municipios de A Capela, Pontedeume, Monfero y As Pontes de García Rodríguez. En comparación con su superficie, su escaso número de habitantes –unos 500– hace que este Parque sea la elección predilecta de aquellas personas que desean disfrutar de un paseo por un enclave tranquilo y cuya fotogenia ha sido captada por el objetivo de un nutrido número de profesionales del audiovisual a lo largo de los años.
Sus especies arbóreas, entre las que se encuentran helechos, castaños o fresnos, esconden, tras su resplandeciente verdor, pequeñas joyas arquitectónicas como los cruceros, los puentes de piedra o el Monasterio de Caaveiro, con más de diez siglos de historia.

Fragas Eume