27/08/2015

Los mejores alojamientos con encanto de la España Verde

Si por algo se caracteriza el norte de España es por la gran heterogeneidad que presentan las ofertas que esta zona de la península brinda a los millones de visitantes que llegan a sus tierras cada año. Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi ofrecen propuestas gastronómicas, paisajísticas, culturales y patrimoniales de una enorme calidad que hace de estos destinos uno de los principales atractivos turísticos de nuestro país. En esta ocasión nos centraremos en el patrimonio de la conocida como España Verde, más en concreto en el arquitectónico que, además de ser susceptible de albergar visitas culturales, también puede estar acondicionado para el alojamiento privado o la organización de eventos. No es extraño encontrar, a lo largo de las cuatro Comunidades Autónomas, edificios de una gran relevancia histórica y belleza estructural que ofrecen la posibilidad de pernoctar, organizar una reunión o presentar algún proyecto en un entorno único.
En Five Sensations, te ofrecemos la posibilidad de reservar en exclusiva algunos de los inmuebles más espectaculares de todo el país. Te presentamos algunos de ellos, clasificados según la Comunidad a la que pertenecen.

País Vasco
Palacio Pagaldegarai. Oiartzun (Guipúzcoa)
Esta histórica vivienda está rodeada de un entorno natural único. Y es que sus huéspedes pueden acceder, en tan solo tres minutos a pie al río Oiartzun, además de tener la posibilidad de pasear tranquilamente por el amplio jardín exterior del hotel, que cuenta con una zona boscosa privada y una terraza con barbacoa. Además de contar con acogedores dormitorios, biblioteca y sala de juegos, el Palacio Pagaldegarai tiene un servicio de préstamo de bicicletas para que aquellos visitantes que lo deseen la utilicen para recorrer la reserva natural de Aiako Harria, a tan solo 5 km de la casa.

Pagaldegarai

Torre Satrústegui. San Sebastián (Guipúzcoa)
Situado en la ladera del monte Igueldo, en la hermosa ciudad marítima de San Sebastián, este espectacular edificio fue construido en el año 1884 por el Barón de Satrústegui y, además de disponer de unas envidiables vistas a la bahía, cuenta con un cuidado jardín que envuelve su fachada de estilo renacentista aportándole un aspecto mágico. El interior de la construcción, presidido por una gran escalera central en torno a la que se distribuye el resto de las estancias, está decorado a base de maderas de pisos, un material que aporta un toque rústico a su estructura. La Torre Satrústegui es un lugar ideal para pasar unos días disfrutando de un entorno relajante o para organizar reuniones familiares, de empresa o de grupos reducidos.

Torre Satrustegui BUENA

Cantabria
Casa del Marqués. Santillana del Mar
La que fuera residencia del primer Marqués de Santillana, Don Íñigo López de Mendoza, es ahora un encantador hotel de cinco estrellas en el que el gran valor histórico y decorativo se conjugan en un ambiente incomparable.
El interior de este edificio gótico del S.XV, es accesible a través de 2 elegantes puertas en arco apuntado. En la fachada, destacan cuatro ventanas cerradas cuya abertura está salvada con dinteles de origen plateresco, y junto a estas, los escudos de la casa de los Vega que, según cuenta la leyenda, salvaron la vida del Marqués de Santillana durante una lucha contra un musulmán. Los clientes que se animen a disfrutar de este atractivo complejo, podrán viajar en el tiempo hasta la época medieval, aunque sin dejar de lado todas las comodidades que requiere un exclusivo inmueble en la actualidad.

Casa del Marqués
Palacio de los Hornillos. Arenas de Iguña
La fama de este impresionante inmueble comenzó a incrementarse desde el año 2001, a raíz de que el director Alejandro Amenábar lo eligiese como escenario para el rodaje de la famosa película Los Otros. Este complejo está compuesto por dos palacios independientes situados en la que es la finca más extensa de Cantabria, de 60 hectáreas. El primero de los edificios, convertido en un exclusivo hotel fue mandado construir por Rafaela Ortiz Mioño, duquesa de Cilleruelo, a finales del siglo XVIII, en piedra de mampostería y sillería y entrevigado de madera. En la actualidad, cuenta con un local de 450 metros cuadrados, alquilable para diversos tipos de eventos. El segundo, fue construido por el arquitecto inglés Ralph Seden Worman por orden del duque de Santo Mauro, Mariano Fernández de Henestrosa, jefe de palacio de Alfonso XIII, entre los años 1897 y 1904.

palacio-de-los-hornillos

Asturias
Palacio de Miravalles. Villaviciosa
Este espectacular palacio asturiano de casi 1000 metros cuadrados se encuentra ubicado a las afueras de la ciudad de Villaviciosa. Dividido en tres amplias plantas, y con una piscina climatizada interior y una tradicional capilla privada, este inmueble está acondicionado para acoger a un grupo de varios familiares o amigos. Cada uno de los ventanales del edificio dan a un entorno natural incomparable, bien a las escarpadas montañas asturianas o bien a los hermosos jardines exteriores del palacio. Los amantes del mar, podrán acceder en unos 15 minutos a la playa de Rodiles, muy cercana al inmueble.

Palacio de Miravalles
Castillo del Bosque de la Zoreda. Manjoya
Este lujoso hotel de estilo clásico está situado en un imponente castillo rural asturiano construido en el año 1930. El Bosque de La Zoreda, que rodea al Castillo, está formado por más de 30 hectáreas de masa forestal cargadas de una gran riqueza biológica de especies atlánticas. Los clientes del hotel pueden disfrutar de espectaculares vistas tanto al bosque como a las escarpadas montañas próximas al mismo.
El interior del Castillo del Bosque de La Zoreda es lujoso y elegante, con habitaciones espaciosas y luminosas y zonas comunes en las que relajarse con todas las comodidades que nos podamos imaginar. Además de disfrutar de las cuidadas estancias del hotel, los huéspedes pueden salir de excursión hacia alguno de los puntos de la costa asturiana cercanos al edificio, como el Cabo Peñas o el pueblo de Quintes, conocido como el ‘mirador del Cantábrico’ por sus espectaculares vistas.

Castillo del Bosque de la Zoreda

Galicia
Pazo del Sar. Rois (A Coruña)
El genovés Marqués del Piombino, fundador de esta casa señorial a principios del siglo XVIII, supo imprimir un estilo italiano a su arquitectura y mezclarlo con un diseño barroco que lo posicionó en la élite de los pazos gallegos de la época. La noble vivienda sirvió como residencia de verano al rey Alfonso XIII y al Infante Luis de Baviera y, en la actualidad, ofrece la posibilidad de alojarse en su interior a cualquier amante del arte y la historia. Como curiosidad, la capilla del Pazo del Sar, construida en el año 1727, dispone de un retablo de madera realizado por el escultor José Gambino, quien también participó en diversas obras de la Catedral de Santiago de Compostela.

timthumb
Casa Novavila. Meis (Pontevedra)
Los amantes del enoturismo no pueden dejar pasar la oportunidad de alojarse en esta atractiva casa rural en la que se elabora un característico vino Albariño. El Novavila ofrece, además de una cuidada decoración fruto del gusto por el diseño de sus dueños, una piscina al aire libre y habitaciones con minibar gratis. Una de las peculiaridades que hace de esta vivienda algo único es que gran parte del mobiliario, con un estilo muy personal y eclético, está disponible para su venta.
Otra de las características que distinguen al Novavila con respecto a otros inmuebles es que los huéspedes pueden asistir a clases de tai-chi o masajes terapéuticos.
La cercanía del edificio con el conocido campo de golf Meis, hace que sea una de las opciones predilectas para los amantes de este deporte.

Vila Nova