20/08/2015

Los lugares con más encanto de Portugal

Plato típico Casa Solla

El país vecino, internacionalmente reconocido por su patrimonio histórico y cultural y por sus paradisíacas playas, es mucho más que Lisboa, su capital y ciudad más poblada. El único país lusófono de Europa cuenta con pequeños pueblos y ciudades cuyas calles están cargadas de la magia que les brindan elementos como su tradición o su belleza paisajística. Desde Five Sensations, te presentamos algunos de los rincones más atractivos de Portugal.

Oporto

La segunda ciudad más importante del país después de Lisboa cuenta con un rico patrimonio histórico que le sigue otorgando un gran valor cultural a pesar de haber sido sometida a procesos de modernización durante las últimas décadas. Oporto cuenta con el metro de mayor distancia de Portugal, que no solo cubre el centro de la urbe, sino también zonas de su área metropolitana. Su centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No en vano, posee atractivos turístico-culturales como la Torre de los Clérigos, el campanario más alto de todo Portugal; la Catedral de Oporto, declarada Monumento Nacional, o la espectacular librería Lello e Irmão, seleccionada como la tercera más bella del mundo por el periódico inglés The Guardian en el año 2008 y en la cual se inspiraron algunos de los escenarios de la saga fílmica de Harry Potter.

catedral Oporto

Guimarães

El encanto de esta localidad del norte de Portugal la llevó a ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su barrio medieval, formado por estrechas callejuelas y pequeñas viviendas de vistosas fachadas, es uno de sus principales atractivos históricos. Aunque si existe un reclamo en Guimarães, ese está en la parte más alta de la ciudad, la conocida como Colina Sagrada, donde se encuentran sus tres monumentos más importantes: su Castillo, construido en el siglo X y que es, desde el año 2007, una de las siete maravillas del país; la iglesia de San Miguel do Castelo, en la que fue bautizado el primer rey de Portugal y el Palacio de los Duques de Braganza, un impresionante edificio del siglo XV que alberga una rica colección artística.

Castillo-de-Guimarães

Coímbra

Esta ciudad portuguesa bañada por las aguas del río Mondego es la tercera más grande de Portugal y en ella se ubica una de las universidades más antiguas de toda Europa y la primera del país. La belleza arquitectónica de sus edificios de estilo románico hechiza a todos sus visitantes. Su principal emblema patrimonial es la Universidad de Coímbra, que alberga auténticas joyas de un valor histórico incalculable en su interior, ejemplo de las cuales es su Biblioteca Joanina, que dispone de alrededor de 300.000 libros antiguos sobre teología, filosofía y leyes y que está compuesta por mesas de palisandro, ébano y jacaranda; diseños chinescos con esmaltes dorados, y techos con delicados frescos. Además del recinto universitario, la ciudad destaca por su Catedral de la Sé Velha del siglo XII, uno de los principales exponentes del románico portugués.

Coimbra1

Braga

La ciudad más poblada de Portugal después de Lisboa y Oporto es uno de los dos puntos de peregrinación mariana más famosos del país junto con Fátima. Y es que su Santuario do Sameiro recibe cada año a millones de visitantes en busca de redención espiritual. Muy cerca del famoso templo, se encuentra es no menos célebre Santuario de Bom Jesús do Monte, una iglesia del siglo XIX en la que se mezcla el estilo neoclásico de la fachada y el interior con el estilo rococó de sus vistosas escaleras de acceso. En la colina del Monte Espinho, donde se sitúa el santuario, hay un mirador desde el que se puede ver toda la ciudad y el maravilloso entorno natural que la rodea. Pero la arquitectura eclesiástica de esta ciudad no queda ahí, pues su Catedral ostenta el nada desdeñable honor de ser la más antigua de todo Portugal.

Sintra

Sintra es una de las localidades más visitadas por todos aquellos que, tras haber ido a Lisboa deciden realizar una excursión por los alrededores de la capital lusa. Se trata de un pequeño pueblo que, a pesar de su reducido tamaño, posee múltiples atractivos turísticos divididos por una montaña y que le valieron la declaración de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. En la ladera se sitúan el casco histórico, el hermoso Palacio Nacional de Sintra –decorado al estilo manuelino–, el Museu do Brinquedo –dedicado al juguete– y la Quinta da Regaleira, una impresionante finca señorial que suele pasar inadvertida. En la parte alta de la ciudad, está el increíble Palacio da Pena, un edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por su gran belleza y relevancia histórica. Muy próximas a él se encuentran las ruinas del Castelo dos Mouros, un castillo que fue clave en la reconquista de Portugal.

sintra-palacio-pena

Óbidos

El nombre de este pequeño pueblo procede del latín “oppidum”, denominación que se utilizaba en la antigüedad para referirse a las ciudades amuralladas. Así, no es de extrañar que uno de los principales encantos de Óbidos sea precisamente el cinturón de murallas medievales que lo rodea. Construida sobre una colina, esta localidad cuenta entre sus insignias patrimoniales con el imponente Castelo de Dom Dinis que se convirtió, en el año 2007, en una de las siete maravillas de Portugal y que en la actualidad alberga un exclusivo hotel. La pintoresca villa, muy bien conservada, fue declarada Patrimonio Nacional y posee, además del castillo y la muralla, un buen número de iglesias entre las que destaca la de Santa María, y un acueducto de 3 kilómetros construido en el siglo XVI a petición de Catalina de Austria y clasificado como Inmueble de Interés Público.

Obidos_77c