30/10/2017

Los camposantos con más belleza de la España Verde

Cementerios de La Carriona y Luarca (Asturias)

El patrimonio histórico asturiano atesora uno de los camposantos más destacados de toda Europa. Se trata del cementerio de La Carriona, un espacio diseñado por el arquitecto Ricardo Marcos Bausá, ubicado en la ciudad de Avilés, e inaugurado en el año 1890. Este camposanto avilesino se caracteriza por su multiculturalidad, huella de un momento en el que los indianos y los comerciantes con Sudamérica deseaban plasmar la prosperidad que habían logrado en sus respectivas profesiones. La Carriona posee una capilla central rodeada de amplias avenidas. En ellas se encuentran algunas de las mejores esculturas funerarias de España, como es el caso de la estatua del ángel de la cripta de la marquesa de San Juan de Nieva.
Su conjunto escultórico está incluido dentro de la Red Europea de Cementerios Significativos(ASCE), una asociación que reúne a diversas organizaciones encargadas de proteger aquellos camposantos de gran relevancia histórica y artística. El gran valor cultural del cementerio llevó al nacimiento, en el año 2012, del Centro de Interpretación del Cementerio de La Carriona(Ciclac).

También en Asturias se sitúa el cementerio de Luarca, ubicado en lo alto del promontorio de La Atalaya, con unas impresionantes vistas a un paisaje marítimo y montañoso. En el cementerio de esta parroquia de Valdés reposan los restos del luarqués Severo Ochoa, Premio Nobel de Medicina en 1959. En su pasillos destacan numerosas esculturas, e imponentes panteones dedicados a destacados personajes de la villa.

Cementerio de Derio, en Bilbao (Euskadi)

La gran necrópolis de Euskadi se inauguró en el año 1902, un momento en el que los arquitectos encargados de proyectar la ciudad de Bilbao, Edesio de Garamendi y Enrique de Epalza, hicieron lo propio con su camposanto.
Su entrada principal está presidida por dos galerías porticadas simétricas dispuestas en ángulo recto que confluyen en el epicentro, donde se ubica la capilla. También en esta entrada cobra especial relevancia un amplio jardín compuesto por diversas especies como los cipreses, los magnolios o los cedros.
Al igual que el cementerio de la Carriona, el de Derio es miembro de la Asociación de Cementerios Significativos de Europa(ASCE).

Cementerio de Ballena y de Ciriego (Cantabria)

La ciudad cántabra de Castro Urdiales alberga el cementerio de Ballena, construido en la última década del siglo XIX los arquitectos Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo. En su interior es posible encontrar una gran diversidad de monumentos funerarios en los que se entremezclan diferentes estilos arquitectónicos, que van desde el neoclásico hasta el art déco. Otro de sus mayores atractivos, además de la variedad estilística de sus esculturas, es su privilegiada ubicación paisajística, en la que el mar cobra un papel protagónico. Todo ello le valió, en el año 1994, la calificación de Bien de Interés Cultural.

Y, sin alejarnos del entorno marítimo, llegamos al cementerio de Ciriego, situado en la ciudad de Santander, y con unas impresionantes vistas al Cantábrico. La ornamentación de sus panteones le ha hecho situarse como uno de los camposantos con más belleza de España. Su principal diferencia con respecto a los demás son sus avances tecnológicos, pues dispone de una aplicación con la que los visitantes pueden complementar sus recorridos indagando sobre sus zonas más emblemáticas. La aplicación permite, además, visualizar los monumentos del camposanto en 3D.

Cementerios de San Froilán y de Cambados (Galicia)

Uno de los camposantos más bellos de España, el de Lugo, recibe el nombre del patrón de la ciudad. El cementerio de San Froilán fue construido en el año 1948. De sus antiguas construcciones funerarias destaca la que preside su entrada: un mausoleo de estilo neogótico de la segunda mitad siglo XIX diseñado por el arquitecto lucense Cobreros, y que forma parte del patrimonio de la ciudad en 2012. Su mezcla de diferentes estilos, con reminiscencias de la decoración corintia, le llevaron a ser calificado como 2015 el Mejor Monumento Funerario de España.

En la villa pontevedresa de Cambados se sitúa el cementerio de Santa Mariña Dozo, declarado Bien de Interés Cultural y Turístico. El camposanto se sitúa ante las ruinas de la iglesia gótica del mismo nombre, declaradas monumento histórico-artístico en 1943. Esta necrópolis fue definida por el escritor lucense Álvaro Cunqueiro como “la más melancólica del mundo”.
Ambos cementerios gallegos están incluidos en la Ruta Europea de Cementerios Singulares.