13/08/2015

La magia de una ciudad con aires literarios

El carácter bohemio y cómplice de Oviedo inspiró al autor Leopoldo Alas  “Clarín” a escribir la que se convertiría en la obra cumbre de la novela española del siglo XIX: La Regenta. En el libro, la capital asturiana era identificada con el nombre de Vetusta y la historia desarrollada en cada una de sus calles y recovecos adquirió tal alcance que la plaza de Alfonso II el Casto alberga, desde el año 1997, una escultura que representa a Ana Ozores, el personaje central de la novela de Clarín.

Con estos antecedentes no es casual que Oviedo sea una de las capitales culturales más importantes de nuestro país.

la-regenta

Patrimonio cultural

Conocer Oviedo significa entrar en contacto con las múltiples edificaciones históricas que conforman esta ciudad. No son pocos los monumentos ovetenses que han sido declarados Patrimonio Mundial por parte de la Unesco. Entre los exponentes arquitectónicos que gozan de un reconocimiento internacional están la Capilla de San Miguel de Lillo, el Palacio de Santa María del Naranco –en la siguiente fotografía–, y la Basílica de San Julián de los Prados, los tres del siglo IX e incluidos dentro del arte prerrománico. Aunque si existe una construcción característica en Oviedo esta es su Catedral, que data de entre los siglos XIII y XVI y que está dedicada al Salvador, el mismo santo al que se veneraba en el templo del siglo VIII sobre el que esta fue edificada. La Cámara Santa de la Catedral de Oviedo alberga las reliquias más importantes de la ciudad, primeras muestras del estilo asturiano: la Cruz de la Victoria, presente en la bandera del Principado; la Cruz de los Ángeles, impresa en la bandera del municipio; el Cofre de las Ágatas, o el Santo Sudario.

Tras la Catedral, en la calle San Vicente, se encuentra el Museo Arqueológico de Asturias. Desde 1952, ocupa el claustro del antiguo Convento de San Vicente, centro histórico de la ciudad, y primer edificio construido cuando esta se fundó en el año 761. La colección del museo dispone de una gran relevancia histórica, con piezas que van desde el Paleolítico hasta la Edad Media.

Además poseer una de las más extensas muestras de patrimonio arquitectónico de nuestro país, Oviedo es la sede de los Premios Princesa de Asturias, unos galardones que, año tras año, reconocen la labor de profesionales de diferentes ámbitos de la sociedad como la ciencia, la cultura, la tecnología o el deporte. La celebración de estos premios hace que Oviedo se convierta en una capital internacional al menos una vez al año.

04469_Oviedo

Gastronomía

Asturias posee un total de seis productos gastronómicos que gozan del reconocimiento que les otorga la Denominación de Origen. Como no podía ser de otra manera, la sidra es uno de ellos. Y es que la producción de las variedades de manzanas de sidra se extiende a lo largo de 78 municipios del Principado, lo que convierte a esta bebida en el producto estrella del lugar. La ciudad de Oviedo dispone de una vía en pleno centro histórico –la calle Gascona– que ha pasado a ser conocida como el ‘Bulevar de la Sidra’. Las cerca de diez sidrerías de la zona llevan años organizando actividades puntuales como los concursos de escanciadores o las jornadas gastronómicas para amenizar la ya de por sí gran afluencia que tienen a lo largo de todo el año.

Si hablamos de sidra no podemos pasar por alto el plato que tradicionalmente la acompaña: el pote asturiano. La faba asturiana, principal ingrediente de esta receta, cuenta con denominación específica desde el año 1990 y posee una serie de características que la distinguen de las demás: vaina verde de perfil alargado; tallo de porte indeterminado y entrenudos largos; grano oblongo largo y aplanado; fondo blanco y una longitud mínima de 18 milímetros.

Los otros cuatro productos con Denominación son diferentes variedades de quesos. Y es que la producción de lácteos en Asturias la convierte, junto con Galicia, en uno de los referentes gastronómicos de España. El queso Cabrales, el Afuega’l Pitu, el Gamonéu y el Casín son algunas de las señas de identidad gastronómica de esta tierra.

Oviedo cuenta con reconocidos restaurantes en los que el pote es uno de los platos más demandados, junto con las típicas tapas de quesos. Entre los más importantes se encuentran Mestura, que combina la modernidad del diseño de los platos con la tradición de los ingredientes; y Ca’Suso, en el que elaboran cocina asturiana contemporánea para ser disfrutada en un entorno decorado con un mobiliario que recuerda al estilo de una antigua casa familiar asturiana.

sidrablvd