01/12/2015

Hotel Real de Santander: un cinco estrellas de origen monárquico

El rey Alfonso XIII se quedó un día prendado de la gran belleza paisajística de la capital cántabra y, a partir de ese momento, se acostumbró a pasar los veranos junto a su familia, desde el año 1906 y hasta la proclamación de la república en 1931, en el espectacular Palacio de la Magdalena de Santander. En 1916, el monarca ordenó la construcción de un hotel que acogería, durante 15 años desde su inauguración en 1917, a todo el séquito real y a los invitados de honor de la familia real. Fue así como nació el actual Eurostars Hotel Real de Santander que, una vez desaparecida la realeza, continuó desempeñando funciones de alojamiento y siendo la sede de los acontecimientos más destacados de la ciudad, como el Festival Internacional de Música de Santander.

38192561

Estancias

El hotel está ubicado en una finca de 20.000 m2 –14.000 de ellos son jardines– que destaca por su privilegiada localización, en una colina en pleno centro histórico con impresionantes vistas a toda la ciudad y al mar. Esto último, junto con el palaciego estilo arquitectónico del histórico alojamiento, convierte al Hotel Real de Santander en un referente para el turismo de lujo en el norte de España.

Sus diferentes salas, equipadas con todas las comodidades necesarias, comparten un denominador común: su carácter señorial. El hotel está formado por 114 habitaciones en las que se conjugan tres elementos principales: materiales nobles, tecnología moderna a disposición de todos los huéspedes y vistas a la playa del Sardinero y la bahía de Santander. Aquellos visitantes que busquen la excelencia, tienen la opción de alojarse en alguna de sus 9 suites, que cuentan con la peculiaridad de disponer de vistas panorámicas al mar, así como piezas de antaño restauradas entre los elementos decorativos. La joya de la corona, como no podía ser de otra manera, es la Suite Real, un lujoso dúplex formado por dos plantas de 50 m2 cada una y ubicado en la cúpula del hotel.

14820587

La oferta gastronómica del Hotel Real mantiene la tónica señorial del edificio y se divide en dos espacios luminosos y decorados con un estilo afrancesado. El primero de ellos, el restaurante El Puntal, apuesta por platos de primera calidad basados en la tradición culinaria de Cantabria y divididos en varios menús –infantil, vegetarianos, degustación…–, así como por una amplia carta de vinos con 180 variedades entre las que el comensal puede elegir la que mejor encaje con sus gustos.
El segundo de los espacios gastronómicos es el Bar Theros, situado en la antigua sala de lectura del hotel. Este bar está especialmente indicado para aquellos que opten por disfrutar de un tentempié, un café o una copa en un ambiente relajado y con imponentes vistas.

14820161

Además de las habitaciones y las áreas gastronómicas, el hotel cuenta con un centro de talasoterapia en el que se ponen en práctica las técnicas más novedosas en los campos de la salud y el bienestar. El recorrido comienza por una sauna y un baño turco para pasar a una piscina en la que es posible darse un relajante baño en agua de mar. La última parada es la zona de aromaterapia y musicoterapia, dos técnicas pensadas para despertar nuestros cinco sentidos.

Por último, el hotel cuenta con una serie de elegantes salones habilitados para llevar a cabo cualquier tipo de evento, como la presentación de un producto, una rueda de prensa o una reunión de empresa.

14820435

Alrededores del hotel

Teniendo en cuenta que este alojamiento está situado en la mejor zona de todo Santander, entre el centro y las playas, no es de extrañar que exista una rica oferta de ocio en sus proximidades.
Aquellos visitantes que deseen disfrutar del juego en un edificio histórico, podrán hacerlo en el Gran Casino Sardinero construido, al igual que el hotel, durante la primera década del siglo XX, y situado a escasos minutos del lujoso alojamiento.
Los que acudan al Hotel Real en las épocas más calurosas, podrán darse un baño en las cercanas playas de Los Peligros y de El Sardinero o aprovechar las favorables condiciones climatológicas para disfrutar de una partida de golf en alguno de los campos de la capital.
Si lo que más te atrae son los reclamos culturales, muy cerca del hotel encontrarás, entre otros puntos de interés, el Palacio de la Magdalena, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, o el Parque de Cabo Mayor. Ya en las afueras de la ciudad se encuentran las famosas Cuevas de Altamira, una visita ineludible para los amantes del arte y la historia.

1280px-El_Palacio_de_la_Magdalena