16/11/2015

El alojamiento más cinematográfico del País Vasco

El Hotel María Cristina de San Sebastián fue inaugurado a comienzos del siglo XX, en una época de esplendor de las clases burguesas en el País Vasco, y continúa siendo un referente en lo que a hostelería de lujo se refiere, acogiendo, año tras año, a los huéspedes más exigentes, entre los que se encuentran muchas de las estrellas que acuden a cada una de las ediciones del Festival de Cine de San Sebastián.

Historia

El Hotel fue construido en el año 1912 como parte de un plan creado por la Sociedad de Fomento de San Sebastián, un organismo de carácter privado nacido en 1902 con el objetivo de revitalizar la capital guipuzcoana y posicionarla como una de las urbes con mayores atractivos turísticos para una burguesía floreciente en España y Europa. Para alcanzar estos objetivos, se tomó la decisión dotar a San Sebastián de un teatro y un hotel de lujo que siguieran las tendencias arquitectónicas de estilo afrancesado que se habían aplicado hasta ese momento en el resto de la ciudad. Así, ambos edificios, el Teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina,  se levantaron sobre el mismo espacio –el parque urbano de la Zurriola, frente a la desembocadura del río Urumea–, pasando a cobrar un papel protagónico en la vida social y cultural de San Sebastián y convirtiendo su ubicación en un conjunto monumental y paisajístico único en Euskadi.

Si hubo un año, además del de su inauguración, que marcó un antes y un después en el hotel fue el 1953, cuando arrancó el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Desde ese momento comenzaron a desfilar por el hotel, cada año, cientos de reconocidos artistas de diferentes disciplinas, como Steven Spielberg, Alfred Hitchcock, Mick Jagger, Elizabeth Taylor o Audrey Hepburn.

lux86ex.124818_xx

Distribución

Este cinco estrellas cuenta con un total de 136 habitaciones y 28 suites de lujo que siguen manteniendo el espíritu original del hotel, con una decoración que nos transporta a la Belle Époque donostiarra. Los cuartos se dividen en seis grupos atendiendo a las preferencias de sus huéspedes. Así, hay habitaciones con vistas al jardín; habitaciones Deluxe y Premier con vistas al jardín o al río y más espaciosas que las primeras; suites Junior, más amplias que las habitaciones y con espectaculares vistas al río Urumea; suites simples, con más metros cuadrados que las Junior; suites Terrace, que cuentan con una impresionante terraza amueblada con vistas a toda la ciudad; la suite Bette Davis, bautizada y decorada en honor a la icónica actriz, quien despertó la simpatía del personal del hotel en la que fue una de sus últimas apariciones en el Festival de San Sebastián de 1989; y las suites Royal, que disponen de terrazas totalmente equipadas con el mejor mobiliario, un dormitorio principal que ofrece un retiro privado, y un gran baño con un exclusivo tocador provisto de productos de Loewe.
El hotel cuenta, además, con un gimnasio, un centro de negocios desde el cual realizar tareas de reprografía o cualquier otro trámite informático, una tienda gourmet en la que adquirir alguna de las muchas delicatessen típicas del País Vasco, y un centro gastronómico con bodega propia en el que es posible descubrir, a través de clases personalizadas, diferentes técnicas culinarias como la elaboración de pintxos o el fileteado de jamón ibérico.

15537832

Oferta gastronómica

El hotel ofrece tres opciones gastronómicas entre las que los huéspedes pueden elegir según cuáles sean sus gustos. Por un lado, está el el bar Dry San Sebastián, en cuya decoración de estilo inglés destacan las fotografías de algunos de los personajes más ilustres que han pisado el hotel con motivo de su visita al Festival de Cine de San Sebastián. El bar ofrece en su carta una cuidada selección de apetecibles cócteles y licores, así como una gran variedad de pintxos y tentempiés que pueden ser acompañados por un té.

Para los amantes del estilo y la cocina asiática, el hotel cuenta con el Café Saignon, un espacio con vistas al teatro Victoria Eugenia habilitado para las reuniones tanto de los huéspedes como de cualquier otro visitante que se encuentre en San Sebastián. En su menú se combinan sabores procedentes de Japón, Vietnam e Indochina, entre otros lugares.

Finalmente, para aquellos que busquen un espacio de estilo parisino, el hotel cuenta con el impresionante Restaurante Easo. Iluminado con luz natural, el espacio gastronómico más destacado del María Cristina combina una elegante decoración Belle Époque con unas imponentes vistas al río Urumea y la plaza del teatro Victoria Eugenia, un ambiente bohemio del que los clientes podrán disfrutar al tiempo que degustan alguna de sus exquisitas recetas elaboradas a base de productos frescos y de la más alta calidad.

11376478