06/03/2017

Casa Solla, sabores gallegos en un referente internacional

La historia del restaurante Casa Solla, ubicado en Poio, no puede ser contada sin repasar también la biografía de su propietario y jefe de cocina, Pepe Solla. Natural de Poio, localidad pontevedresa en la que se ubica en restaurante, Pepe creció entre los fogones del negocio familiar dirigido por sus padres, el mismo que años después sería galardonado con una Estrella Michelin, la más alta distinción en el mundo culinario. En el año 1999, cuando  Casa Solla contaba con cerca de medio siglo a sus espaldas, Pepe Solla tomó las riendas del restaurante tras haber realizado cursos con algunos de los mejores chefs del país, como el catalán Ferrán Adriá.

Él mismo define su cocina como una prolongación de sus recuerdos en Galicia, su tierra. Teniendo esto en cuenta no resulta extraño que el mar adquiera un papel protagónico en gran parte de sus recetas. El restaurante Casa Solla, además de brindar más de un guiño a los orígenes gallegos del chef, ha ido adquiriendo, a lo largo de los años, una gran relevancia en la alta cocina española, convirtiéndose en un referente gastronómico para los clientes y en un modelo a seguir para una nueva hornada de chefs que aprendieron junto a Pepe Solla las habilidades necesarias para poder dirigir posteriormente sus propios restaurantes de forma exitosa. Esta trascendencia ha ido de la mano de una sencillez que deja a un lado la profusión decorativa del local para centrar la atención del comensal en la degustación plato, arrastrándolo con sus sabores evocadores que le han hecho ganar una Estrella Michelin.

Espacio

El restaurante mantiene su ubicación original, una casona de piedra que conserva la arquitectura gallega de antaño. El diseño contemporáneo de su interior contrasta con el estilo clásico de la fachada, dando lugar a una relación complementaria que nos da pistas acerca de lo que nos encontraremos en los platos. El interior es diáfano, con vistas a la verdosa vegetación gallega, y está formado por un único espacio en el que se sitúa la sala principal, con 9 mesas, el salón de estar y la cocina. Además del edificio principal, Casa Solla pone a disposición de los clientes diferentes pazos acondicionados para la celebración de bodas y otro tipo de celebraciones.

casasolla00

Platos y bodega

Casa Solla dispone de una carta centrada en el producto fresco de temporada, y dos menús, uno gastronómico y un gran menú pensado para que el comensal se deje llevar por las propuestas que le presente el equipo de cocineros. Entre los platos que los comensales podrán degustar están la centolla con sopa de patata asada, el mejillón en caldo cítrico o la vaca gallega con berenjena estofada.
Pasa bañar los diferentes platos, el restaurante cuenta con una completa bodega de vinos en la que no faltan especialidades de Galicia y el resto de España sin dejar atrás productos procedentes de las zonas de producción vitivinícola más destacadas de toda Europa como Portugal, Francia o Italia.
El amplio abanico de opciones gastronómicas que ofrece Casa Solla al comensal, unido a la creativa forma de trabajar las materias primas y el ambiente de cercanía y sencillez del equipo liderado por Pepe Solla, han hecho que este restaurante sitúe a Galicia en el firmamento de la alta cocina internacional.

11855759_10207565751762646_7540603420926947799_n