03/09/2015

Cantabria y Asturias: Pasen y degusten

La gran diversidad geográfica de las comunidades cántabra y asturiana, con una marcada complementación paisajística entre la superficie vegetal y la marítima, las provee de una heterogénea gama de productos alimenticios. De entre esta riqueza de materias primas destacan víveres como la leche asturiana, presente en los famosos quesos de Cabrales o de Gamoneu y que ha posicionado la producción del Principado entre una de las mejores de Europa; los mariscos y pescados de primera calidad procedentes de las agitadas y frías aguas del Cantábrico, o las carnes de reses criadas en vastos valles. Contando con estas excelentes condiciones para convertirse en referentes gastronómicos, la llegada de reconocimientos oficiales a la cocina de Asturias y Cantabria era cuestión de tiempo.

Os presentamos algunos de los restaurantes que, además de contar con al menos una Estrella Michelin y algún que otro sol de Repsol en su haber, invitan a sus clientes a degustar su cuidada carta en un ambiente que a nadie deja indiferente.

Cenador de Amós, Villaverde de Pontones (Cantabria)

La oferta culinaria de este local, regentado por el chef Jesús Sánchez, se deja influir por la tradición cántabra sin dejar de lado el carácter innovador de la cocina moderna, creando así una carta en la que productos tan típicos como  el queso, las setas o el arroz se presentan de un modo completamente creativo. Todo ello, unido a que Jesús ha mantenido su Estrella Michelin –a la que se han unido 3 soles Repsol– a lo largo de dos décadas y al hermoso emplazamiento del restaurante, en la histórica Casa-Palacio Mazarrasa de 1756, hacen de la visita al Cenador de Amós una cita ineludible.

Cenador de Amós 2

La Salgar, Gijón (Asturias)

El chef Nacho Manzano, director de La Salgar, cuenta con dos Estrellas Michelin que respaldan su actividad. Junto a su hermana Esther, Nacho creó este restaurante como una especie de complemento a su otro local, Casa Marcial. La Salgar se sitúa en el Museo del Pueblo de Asturias, rodeado de un enclave natural que lo convierte en un exclusivo referente en la gastronomía del Principado. Entre sus productos estrella, como no podía ser de otra manera, se encuentran la fabada, la merluza al pil pil y los tortos asturianos.

Restaurante-La-Salgar-4

Nuevo Molino, Piélagos (Cantabria)

Si algo destaca en este restaurante cántabro es su magnífico entorno, cargado de una tradición y belleza presentes en diferentes elementos como un hórreo, una capilla y un salón en forma ovalada disponible para todo tipo de celebraciones. El equipo de cocineros, capitaneado por Rafael Prieto, elabora platos tan originales como la presa ibérica lacada con chutney de nuez y mango, y rábano encurtido o el mero con jugo de judía verde.

Nuevo Molino

Real Balneario, Salinas (Asturias)

La ubicación de este restaurante familiar, cuya fachada parece mimetizarse con el entorno marítimo que lo rodea, es una señal de lo que encontraremos en su carta. Los pescados y mariscos frescos del Cantábrico sobresalen como las materias primas de mayor relevancia en los platos del Real Balneario. Isaac Loya, al frente de los fogones, pertenece a la tercera generación de una estirpe dedicada al mundo de la hostelería.

fachada_real_balneario

Auga, Gijón (Asturias)

Ubicado en el puerto deportivo de Gijón, el restaurante Auga, dirigido por los chefs Gonzalo Pañeda y Antonio Pérez, goza de unas espectaculares vistas gracias a su privilegiada localización. El Auga deja ver su vocación marítima en platos como el bacalao con pil-pil de pimentón ahumado y tomate seco. Lo hace sin dejar de lado las raíces ganaderas de Asturias, presentes en entrantes en los que no faltan el jamón ibérico y los quesos artesanos.

AUGA_restaurante_002

Annua, San Vicente de la Barquera (Cantabria)

¿Te apasiona la mezcla de tradiciones gastronómicas? ¿Quieres disfrutar de la cocina típica de diferentes países en un mismo local? Si es así, Annua es tu restaurante. Productos cántabros como las anchoas, los hojaldres o las ostras, se combinan con los tacos, las carnitas y los chiles, procedentes de la tradición mexicana. El chef Óscar Calleja dirige a su equipo transmitiéndoles su concepción de la cocina como algo artístico y susceptible de generar un recuerdo indeleble en el comensal.

Annua

Casa Gerardo, Candás (Asturias)

El que es considerado por muchos como el mejor restaurante de Asturias, con una historia secular, aúna ingredientes procedentes de la tradición asturiana y un estilo culinario vanguardista. Pedro Morán y su hijo Marcos son los encargados de realizar una minuciosa selección de las mejores materias primas entre las que encuentran quesos, carnes y frutas. Para abrir boca, Casa Gerardo ofrece platos como la panza de cochinillo con chilmole de manzana o el bocadillo crujiente de queso.

Casa Gerardo

Solana, Ampuero (Cantabria)

El chef Ignacio Solana, tercera generación de los creadores de este restaurante cántabro situado en un entorno de lo más acogedor, forma equipo con su hermana Inma y con la ex concursante del programa Top Chef, Erika Domínguez, para ofrecer un impecable servicio que lo hace ser una de las principales referencias gastronómicas en la España Verde. Recetas autóctonas reinterpretadas de un modo innovador constituyen la variada carta del Solana. Algunos de los puntos fuertes del local son el perfecto de queso semicurado de Las Garmillas con anchoas y albahaca o el tartar de salmón rojo de Alaska.

Restaurante Solana

El Serbal, Santander (Cantabria)

En abril del pasado año, el joven chef Andrés Ruiz se convertía en el nuevo jefe de cocina del restaurante El Serbal, relevando a Fernando Sainz de la Maza, que dejó supuesto para dedicarse a la labor docente en la Escuela de Hostelería de Laredo. El menú degustación del local santanderino, que no puede ser más completo, está formado por un total de siete platos, que van desde los calçots salteados en wok con soja, piñones y chipirones hasta el ravioli de cigalas y vieira con salsa de cava, trufa y crujiente de alga nori.

El Serbal

Arbidel, Ribadesella (Asturias)
Los pescados, las carnes, y distintos tipos de arroces son los productos más demandados de este coqueto restaurante situado en el casco antiguo de Ribadesella. El cocinero Jaime Uz sabe imprimir su personalidad a un extenso abanico de platos –cachopo de ternera ‘Arbidel’, risotto de centollocon carabinero…– reconocidos con una Estrella Michelin en 2014.

Restaurante Arbidel