17/07/2017

7 castillos y monasterios de Portugal que deberías conocer

castillos y monasterios de portugal

Una ruta coetánea al nacimiento de Portugal

Estás a punto de conocer 7 castillos y monasterios de Portugal que no dejan a nadie indiferente.

El hecho de ser uno de los estados más antiguos de Europa, remontándose su historia al siglo XII, hace que Portugal sea un punto de peregrinaje para todos aquellos viajeros con curiosidad por conocer a fondo los orígenes del viejo continente. Si por algo se caracteriza el país vecino es por la profusión de una naturaleza que preside gran parte de sus paisajes y por las huellas arquitectónicas de un pasado del que todavía se conservan buena parte de los testimonios originales. La ruta de los castillos y monasterios del país luso es una de las más valoradas, no en vano está compuesta por monumentos que se fundaron casi a la par que el propio Estado.

 

Monasterio de Santa María de la Victoria, en Batalha. Este monasterio se levantó en conmemoración de la victoria de los portugueses sobre los castellanos en la batalla de Aljubarrota, en el año 1385. Su construcción fue en principal proyecto arquitectónico de los reyes portugueses durante siglos y dio paso a un estilo gótico nacional, caracterizado por sus influencias del arte manuelino.

7 castillos y monasterios de portugal

Real Abadía de Santa María, en Alcobaça. Esta ciudad, situada en el valle de los ríos Alco y Basa, alberga el Monasterio de Santa María, un monumento fundado en el año 1153 por la Orden del Císter que se posicionó como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1989. Su punto fuerte es que se trata de la primera obra gótica levantada sobre suelo luso.

Monasterio Santa Clara la Vieja y el barrio medieval de Coimbra. El monasterio de la antigua capital de Portugal data de finales del siglo XIII, cuando fue fundado por la noble Mor Dias con el objetivo de acoger a una comunidad de monjas clarisas. Por su parte, el barrio medieval de Coimbra es una especie de museo al aire libre que cuenta con edificios tan emblemáticos como la Catedral Vieja o el Arco de la Almedina. Se trata de un lugar ineludible en cualquier ruta de tintes medievales.

Castillo de San Jorge, en Lisboa. Este castillo es uno de los monumentos más emblemáticos de la capital lusa. Remodelado por completo en el año 1938, se remonta al siglo V, cuando fue construido por los visigodos. Los árabes se encargaron de su ampliación cuatro siglos más tarde y no volvió a ser modificado hasta el reinado de Alfonso Enríquez, durante el siglo XII. Al contrario que muchos otros castillos europeos, el de San Jorge nunca cumplió una función residencial, limitándose a la salvaguardia de guarnición militar.

Castillo del Cristo, en Tomar. Este castillo fue testigo del momento en el que el monarca Felipe II tomó posesión del Reino de Portugal. El gran valor histórico que atesoran sus paredes, junto al impresionante estilo gótico y renacentista de su arquitectura, lo llevaron a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1983. Este conjunto monumental, que fue el centro neurálgico de la Orden del Temple durante años y posteriormente el de los Caballeros de Cristo, tiene su origen en el siglo XII, cuando se creó para proteger la que era por aquel entonces capital del Reino de Portugal, Coimbra.

Castillo de Almourol. El que es uno de los monumentos más emblemáticos de la Reconquista cristiana está situado en una pequeña isla situada en medio de río Tajo y, antes de su remodelación por parte de los Templarios en el siglo XII, ya existía bajo en nombre de Almorolan, aunque sus orígenes exactos se desconocen. Tras la extinción de la orden de los Templarios, el castillo no fue modificado hasta el siglo XIX, época de la que data el aspecto del que dispone en la actualidad. Durante la República Portuguesa del siglo XX, este monumento sirvió como residencia oficial.

7 castillos y monasterios de portugal

Castillo de Marvão, en el Alentejo. Situado a una altura de 850 metros sobre la Sierra de São Mamede, en el distrito de Portalegre y a escasos kilómetros de la frontera con España, este castillo fue durante años un punto de defensa fundamental en conflictos como la Guerra de Restauración (1640-1668), la guerra de Sucesión Española (1701-1715), o la Guerra Fantástica (1762-1763). Su estilo fusiona los estilos de diferentes épocas, fruto de las numerosas remodelaciones que se han practicado a lo largo de los años.

7 castillos y monasterios de portugal