18/12/2017

12 destinos que querrás descubrir en 2018

El final de 2017 está a la vuelta de la esquina y, como viene siendo habitual, al comenzar un nuevo año todos tenemos un listado de propósitos para los meses que están por venir. Uno de los planes que más cantidad de adeptos tiene cada año es el de viajar. Por eso, desde Five Sensations, te proponemos un destino por cada mes de 2018 dentro de Portugal y el norte de España.

Enero. Chaves, en Portugal.

Tras las fiestas navideñas, ¿qué mejor que un destino que aúne el patrimonio cultural con los cuidados termales? Chaves es conocida como la “ciudad del agua” por sus manantiales de aguas mineromedicinales. Muestra de ello es el Vidago Palace, un balneario de lujo que nació como residencia veraniega del rey Carlos I de Portugal y que posteriormente se convirtió en lugar de descanso de la aristocracia europea, especialmente en la Belle Époque. Además de por sus aguas, Chaves es famosa por sus construcciones romanas de gran valor histórico. Una de ellas es el puente romano de Aquae Flaviae, situado sobre el río Támega y construido entre finales del siglo I y principios del II.

Febrero. Ourense, en Galicia.

La provincia de Ourense se convierte en el epicentro del Carnaval gallego. Y es que las localidades de Xinzo de Limia, Verín y Viana do Bolo, ofrecen la visión más mágica y colorista de esta celebración, en la que está muy presente la tradición. El Entroido, término gallego para referirse a esta festividad, está presidido por herencias ancestrales que se plasman en los disfraces, que se diferencian según el municipio del que se trate. Así, en Verín, por ejemplo, el disfraz más destacado es el de los llamados “cigarróns”, un personaje cuya existencia se remonta al siglo XVI y que se vincula con los recaudadores de impuestos de la época. Llevan una máscara de madera, en la que destaca un bigote y una gran sonrisa. El vestido consiste en una camisa blanca, corbata y una chaquetilla. Como complementos, portan una fusta en la mano y chocas en la cintura.

Marzo. Braga, en Portugal.

No es casual que a esta ciudad lusa se la conozca popularmente como la “Roma portuguesa”. Y es que Braga presenta una de las concentraciones de monumentos religiosos más amplias de Europa. Como no podría ser de otra manera, su Semana Santa está considerada como una celebración de Interés Turístico Nacional por la entidad estatal Turismo de Portugal. El origen de esta tradición se remonta al siglo XVI.
Los actos arrancan un día antes del Domingo de Ramos, con el “Traslado del Señor de los Pasos”, una procesión en la que se traslada una figura de Jesús cargando con la cruz, como símbolo de la superación de Cristo ante la muerte.

Abril. Ribadedeva, en Asturias.

Además de por su impresionante paisaje, Ribadedeva destaca por su inmensa riqueza cultural. Dos de sus emblemas son la cueva prehistórica del Pindal, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y su ruta de la arquitectura indiana. La parroquia de Colombres cuenta con un gran número de construcciones que reflejan la bonanza económica que lograron en Sudamérica aquellos españoles que, desde el siglo XVI hasta comienzos del XX, tuvieron que dejar su tierra para procurar una mejor calidad de vida.

Mayo. Sintra, en Portugal.

El patrimonio cultural de esta ciudad lusa no se limita a su espectacular arquitectura, sino que también incluye la riqueza musical que le proporciona la celebración del Festival de Sintra. Esta cita, que en 2018 alcanzará sus 53 ediciones, comienza en mayo y se prolonga durante cinco semanas plagadas de conciertos en los que la música moderna y la clásica de dan la mano. Los monumentos más destacados de Sintra son el colorista Palacio da Pena, residencia de la familia real portuguesa en el siglo XIX, y el Castelo dos Mouros, que ofrece unas imponentes vistas de la ciudad.

Junio. A Coruña, en Galicia.

La magia de las hogueras de San Juan de A Coruña las llevó a ser calificadas como Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2015. Aunque desde el mes de mayo, la ciudad organiza varias actividades como antesala del San Juan, el gran día es el 23 de junio. Durante toda la jornada se realizan pasacalles con presencia de bandas de gaitas y bailes tradicionales, actos solemnes como el encendido del fuego de San Juan, así como espectáculos pirotécnicos en el Paseo de Riazor.

San Juan en A Coruña, de Óscar Corral

Julio. Santiago de Compostela, en Galicia.

En la noche del 24 de julio, la Catedral de Santiago de Compostela se convierte en el centro de todas las miradas. El motivo no es otro que los Fuegos del Apóstol, un espectáculo pirotécnico que sirve como antesala al día de Santiago, el 25 de julio. Durante todo este mes, las calles de la capital gallega se llenan de música, artesanía, procesiones, espectáculos audiovisuales y misas en honor al apóstol, cuyos restos mortales, según cuenta la leyenda, moran en la ciudad.

Agosto. Ribadesella, en Asturias.

A comienzos de agosto, la localidad asturiana de Ribadesella celebra la prueba del Descenso Internacional del Sella, una competición organizada por la Federación Española de Piragüismo y que comenzó a disputarse en el año 1930. Declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional, este certamen está abierto a palistas españoles y extranjeros. El recorrido comienza en el tramo del río ubicado en la localidad de Arriondas y se extiende a lo largo de unos 20 kilómetros hasta el puente de Ribadesella, desde el que el público recibe a los participantes.

Descenso del Sella, de César Manso

Septiembre. San Sebastián, en Euskadi.

El comienzo del otoño está marcado por la celebración del Festival de Cine de San Sebastián, que cada año concentra a un gran número de reconocidos profesionales del audiovisual de los ámbitos nacional e internacional. Por el Palacio de Congresos Kursaal, lugar de celebración del certamen, han pasado actores de la talla de Meryl Streep o Dustin Hoffman en los últimos años.

Octubre. Álava, en Euskadi.

Los meses de septiembre y octubre coinciden con la vendimia, por lo que el enoturismo se convierte en una gran opción para todos los amantes de la gastronomía que quieran, no solo disfrutar de ella, sino conocer de primera mano una actividad clave en la elaboración de los caldos. Si hablamos de calidad, la comarca de la Rioja Alavesa se convierte en uno de los referentes para todos los amantes del vino. El municipio de Elciego posee una gran cantidad de bodegas, entre ellas la de Marqués de Riscal, diseñada por el arquitecto canadiense Frank Gehry y que incluye un hotel y restaurante de lujo.

Noviembre. Potes, en Cantabria.

Potes es uno de los pueblos de montaña con más encanto de España. Su localización, a los pies del impresionante paisaje de los Picos de Europa, lo convierte en un destino ineludible en época otoñal e invernal. A esto se suma su Fiesta del Orujo, celebrada el segundo fin de semana de noviembre y declarada de Interés Turístico Nacional. Cada año, este festival nombra a uno o varios personajes como “orujeros mayores”, lo que significa que participarán no solo en la lectura del pregón, sino también en algunas de las conferencias que se organicen en la fiesta. Algunos de los que ya tienen este título son el actor Eduardo Noriega, el periodista Carlos Herrera o la atleta Ruth Beitia. Además, se otorga la “Alquitara de Oro” a la marca que haya producido el mejor orujo del año.

Potes, de Nella-Shutterstock

Diciembre. Bilbao, en Euskadi.

El mercado de la calle Bailén es uno de los principales atractivos navideños de Bilbao. En él es posible encontrar, dentro de pequeñas casetas de madera, diferentes productos típicos de la cocina vasca, así como productos de artesanía y artículos de Navidad. Además de la gran variedad de productos que ofrece y de las impresionantes vistas a la ciudad que ofrece esta calle, el 21 de diciembre los visitantes podrán vivir la celebración de San Tomás. Durante ese día, el callejero bilbaíno se llena de espectáculos musicales típicos de Euskadi y de una mayor oferta de pintxos, el aperitivo más famoso del País Vasco.